Humedales que se hacen humo

Una vez más, quienes vivimos en nuestra región estamos sufriendo los efectos de un ecocidio y todas sus consecuencias. Se está generando una frustración colectiva por la impotencia de ver todos los días el incendio en nuestras islas, contemplando en primera fila un trágico escenario.


Desde esta columna, le solicito al Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, o a quien Io suceda, que se haga cargo de esta situación. Es necesario que, más allá del Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible de la región Delta del Paraná (PIECAS-DP), usted lidere, teniendo en cuenta la experiencia pasada, una unidad de crisis que realmente funcione, convocando a todos los actores afectados. La misma, sin duda, contará con el apoyo de los gobernadores, los intendentes, los poderes legislativos, la justicia, la sociedad civil y los medios de comunicación.


El Ministerio de Ambiente posee un equipo capacitado que puede estar a la altura de esta necesidad, iactívelo! Tal vez ya sea hora de utilizar todas las fuerzas y recursos que estén al alcance, convocando a los Ministerios de Seguridad; Ciencia, Tecnología e Innovación; Justicia y Derechos Humanos; y Defensa de la Nación. Este daño a nuestro ecosistema es producto de un fracaso político, que no debemos permitir que se convierta en una frustración colectiva, viendo que ya se quemaron miles de hectáreas.


Corrientes es un ejemplo de no haber actuado a tiempo, ya que se incendiaron más de un millón de hectáreas, y usted Ministro lo sabe bien, ya que tuvo que rendir cuentas sobre su accionar frente al Congreso Nacional, en un duro embate. Es evidente que todos los esfuerzos de los estados subnacionales, de las organizaciones de la sociedad civil, de los ambientalistas, de la justicia y de las fuerzas de seguridad, sin una coordinación constante del Estado nacional, no han podido solucionar el problema de fondo.


Hoy el humo y el fuego están presentes en nuestra región y son una realidad diaria. A su vez, esta situación es tan solo una muestra del desastre ambiental que vivimos a nivel global, que también ha demostrado falta de eficiencia y eficacia para dar una solución al cambio climático. Lo peor que nos puede pasar hoy en día es acostumbrarnos.


Tenemos la gran oportunidad de combatir juntos frente a una crisis ambiental local.

No es momento de echar culpas, es momento de pasar a la acción. De esta manera, no solamente nos comprometemos en defender nuestro ambiente, sino que nos preparamos para ingresar al nuevo paradigma mundial, en el cual el cuidado del ambiente es su eje transversal. Argentina puede ser parte de este nuevo mundo y convertirse en uno de los líderes del cambio. Para tomar este camino, no podemos permitir que nuestros humedales se hagan humo.

Nuestras redes
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
Archivo