top of page

Desafíos globales y regionales: El desafío de la sustentabilidad ambiental en el mundo





La sistemática degradación de los ecosistemas es sin duda uno de los mayores desafíos de todos los tiempos que enfrenta la humanidad y que requiere atención, estrategia y acción. 

 

Desde hace varias décadas, la sustentabilidad del desarrollo económico es uno de los temas más analizados y debatidos mundialmente, a raíz de que se viene observando una paulatina degradación de los ecosistemas de los que depende la subsistencia de todos los seres vivientes del planeta, incluida la vida humana. 

La naturaleza ha prestado de manera enteramente gratuita servicios ambientales, que se han ido degradando por ausencia de una previsión adecuada, tendiente a preservar el equilibrio ambiental necesario para no alterar el funcionamiento de dichos ecosistemas.


Uno de los fenómenos que es claramente producto de la degradación ambiental y que afecta de manera transversal varios de los elementos que nos procura la naturaleza es el cambio climático, producto del calentamiento global terrestre que es consecuencia de la emisión de varios gases de efecto invernadero, entre ellos, el dióxido de carbono y el metano. 


Dicho fenómeno está afectando seriamente el clima planetario, con las consiguientes graves consecuencias y pérdidas, producto de alteraciones tales como los incendios forestales, sequías, inundaciones, pérdida de la biodiversidad, acidificación de los océanos y elevación del nivel del mar, hasta comprometer la subsistencia humana en ciertos territorios como, por ejemplo, algunas de las islas Estado del Océano Pacífico y del Mar Caribe. 

Nos encontramos ante una situación de gravedad inusitada que requiere una muy acotada atención, como aconseja el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, organismo creado por las Naciones Unidas para definir con claridad y precisión científica las causas que han originado el cambio climático. 

No se ha logrado aún un acuerdo global eficaz tendiente a dar solución a esta situación de precariedad ambiental que requiere una acción decidida de parte de los líderes, mundiales tanto políticos como empresariales, debido en gran parte a un negacionismo activo y pasivo que ha impedido lograr una acción concertada que asegure la sostenibilidad de la economía a nivel global. 


La sistemática degradación de los ecosistemas es sin duda uno de los mayores desafíos de todos los tiempos que enfrenta la humanidad y que requiere atención, estrategia y acción. Aquí no puede haber posicionamientos ideológicos negacionistas que valgan, sean de derecha o de izquierda, porque se trata de lograr el mantenimiento de los ecosistemas a nivel planetario de los que depende la vida.


No debería ser tan difícil entender esto. La realidad es que se anteponen intereses que dejan de lado toda actitud racional en la consideración de este problema, perdiéndose así oportunidades de inversiones y empleos sustentables.

A mi juicio sería sumamente importante para la Argentina que la dirigencia tanto política como empresarial tomen conciencia de la importancia de elaborar una estrategia y un plan de acción - que combinen tanto el aspecto de mitigación como el de adaptación – a fin de poner en marcha la transición económica y financiera que hace falta para activar como valor agregado una mayor eficiencia ambiental de los distintos sectores dinámicos de la economía, comenzando por el sector energético, tan importante para dar un impulso virtuoso al desarrollo sostenible de nuestro país.


Elsa Kelly. Abogada (UBA), diplomática de carrera (1962-2009), docente universitaria (UBA e ISEN), ejerció cargos directivos en la Cancillería Consejero en la Embajada Argentina en Chile, Directora General de Consejería Legal, Directora General de Asuntos Culturales, Directora General de Asuntos Ambientales Internacionales/Representante Especial del Canciller en dichos temas, y Directora de Seguridad Internacional, Asuntos Nucleares y Espaciales. Secretario de Estado de Relaciones Internacionales y Vicecanciller durante la presidencia del Dr. Raúl Alfonsín (1983-1985), Diputada Nacional (1992-1995), Convencional Constituyente de CABA (1996). Embajadora ante la UNESCO, Italia, Austria y los Organismos Internacionales en Viena. Condecorada por México, Ecuador y Francia /Palmas Académicas.


Comments


Nuestras redes
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page