top of page

La COP28: un nuevo paso insuficiente

Carlos Tanides. Coordinador del Programa Ciudades, Clima y Energía, Fundación Vida Silvestre Argentina




La COP28, que acaba de celebrarse en Dubái, tuvo como uno de sus objetivos principales acelerar la descarbonización de la matriz energética mundial y reducir así las emisiones de gases de efecto invernadero.


Resumiendo lo acontecido en términos de energía, en cuanto a las energías renovables, 116 países se comprometieron a triplicar sus capacidades para 2030. Esto representaría sumar alrededor de 7.500 GW, equivalente a 200 veces la capacidad total instalada de Argentina. Argentina firmó este compromiso, lo que equivaldría a llevar su participación en la matriz eléctrica al 45% en ese periodo. 


En materia de eficiencia energética, los países participantes también se comprometieron a duplicarla para 2030. Esto es una de las medidas más importantes y costo efectivas para reducir el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.


En el caso de la energía nuclear, un grupo pequeño de 20 países se comprometió a triplicar su producción.

Respecto a los combustibles fósiles, Estados Unidos, el tercer consumidor de carbón del mundo, se unió a la Alianza Powering Past Coal, junto con otros nueve nuevos miembros. pidiendo explícitamente que "no haya carbón nuevo". Pero no se logró en esta COP una declaración contundente de dejar de utilizar los combustibles fósiles con metas claras, que es una de las medidas más buscadas, ya que encontró la resistencia de los países que se benefician con la producción de hidrocarburos, y que no alcanzan a dimensionar la gravedad de corromper definitivamente el clima planetario.


En general, la COP28 fue un evento importante para el compromiso global en la lucha contra el cambio climático. Los países acordaron trabajar juntos en varios temas, comprometiéndose a ciertas metas. Sin embargo, aún cuando estas metas se cumplieran no alcanzarían, según un reciente informe de la Agencia Internacional de Energía (IEA) para limitar el calentamiento global a 1,5 °C.


La Argentina: un país con muchas oportunidades

La Argentina tiene muchas oportunidades de contribuir a su propia reducción de emisiones. El país cuenta con un gran potencial para el desarrollo de energías renovables, como la solar y la eólica y la eficiencia energética. Sin embargo, las políticas que viene desarrollando en los últimos años no son compatibles con estas oportunidades. No será posible con las políticas desarrolladas en los últimos años cumplir con lo pactado en esta COP. 

Tal como ocurre en el resto del mundo, los fuertes intereses corporativos siguen proclamando la explotación de combustibles fósiles como la salvación de la Argentina. Sin embargo, esta es una visión equivocada. El escenario futuro se dirige a la no utilización de combustibles fósiles. Cuando el cambio climático “apriete” mucho, no podremos especular más. No tendremos los mercados para exportar combustibles y nuestros productos serán castigados por su contenido en carbono.


Seguimos debatiendo palabras

La COP28 fue un paso positivo, pero insuficiente. Los países siguen debatiendo palabras y compromisos en el aire mientras que las emisiones y las variables climáticas siguen batiendo récords negativos año tras año.

Las naciones deben aumentar sus ambiciones climáticas y acelerar la transición a un futuro bajo en carbono. Las tecnologías existen, las convicciones crecientes también. Falta tomar medidas concretas.


Nuestras redes
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page