top of page

Incendios en Chile: otra catástrofe que alerta sobre el cambio climático

Luisina Porchietto

Área de Democracia y Fundraising FNGA


¿Cuál es la incidencia del aumento de la temperatura de la Tierra en la tragedia más grande de la historia reciente de Chile?


A inicios del mes de febrero, las zonas de Valparaíso y Viña del Mar, en Chile, fueron golpeadas por una tragedia que, en palabras del Presidente Gabriel Boric, es la más grande de su historia reciente, tras el terremoto de 2010. Y es que allí se desató, desde el viernes dos de febrero hasta el martes seis de febrero inclusive, el incendio forestal más mortífero desde que se registran datos.


Tras cinco días de llamas que arrasaron con más de una centena de vidas humanas, casas, villas enteras, empresas, automóviles y todo a su paso, cabe preguntarse cuál es la incidencia del Cambio Climático en estos desastres naturales que son más y cada vez más intensos alrededor del mundo.


Origen y cronología del desastre

Según la Corporación Nacional Forestal (CONAF) de Chile, una entidad de derecho privado dependiente del Ministerio de Agricultura, un incendio forestal es un fuego que, “cualquiera sea su origen y con peligro o daño a las personas, la propiedad o el ambiente, se propaga sin control, a través de vegetación leñosa, arbustiva o herbácea, viva o muerta”. En otras palabras, es un fuego “injustificado y descontrolado, en el cual los combustibles son vegetales y que, en su propagación, puede destruir todo lo que encuentre a su paso”.


El inicio de los incendios forestales, en general, recae en la acción humana. Los datos de esta Corporación indican que el 99.7% de los incendios se inician ya sea por descuidos o negligencias en la manipulación de fuentes de calor, por prácticas agrícolas o por intencionalidad, la cual puede tener motivaciones incluso delictivas. Ésta última opción es la que se sostiene fue la causante en Chile. De hecho, Boric aseguró a la prensa tener conocimiento de denuncias de personas acusadas de causar o avivar los incendios. Así, mientras se intentaba controlar el fuego, se intensificaron además los controles para encontrar y detener a los supuestos generadores. 


Las primeras llamas se detectaron al mediodía del viernes en la zona de Las Tablas. Pero, en cuestión de minutos, el fuego se propagó y se volvió incontenible. Hacia la tarde, en las peores horas de la tragedia, ya estaban afectadas otras 3 localidades. Por la noche, Valparaíso se sumaba a las ciudades en estado de emergencia, y la oscuridad impidió poder estimar la dirección en la que el fuego avanzaba, como así también la magnitud del mismo. Al día siguiente comenzaron a encontrarse las primeras víctimas fatales, y recién el día domingo el cese de las temperaturas ayudó a mermar las llamas; cuyos distintos focos no fueron declarados fuera de alerta hasta la noche del martes. 


Incidencia del Cambio Climático

Según National Geographic, tanto en los incendios cerca de la llamada interfaz urbano-forestal, como en los desatados en bosques más alejados, el cambio climático ha sido el responsable de aumentar los riesgos de forma significativa en todo el mundo. Y esto es así debido a que los incendios necesitan de 3 componentes para desatarse: condiciones climáticas específicas, combustible y una chispa. Particularmente, el cambio climático ha tenido incidencia mayor en el primer y el segundo factor, aunque es posible también que genere el tercero en casos particulares.


¿De qué manera? Con respecto al clima y al combustible, se conoce que el aumento de la temperatura media del planeta ha generado condiciones climáticas extremas. Las olas de calor son el ejemplo más evidente de los últimos años. El calor extremo seca la humedad de la madera y las plantas, lo que las convierte en combustible ideal para el fuego. Un estudio reciente compartido por National Geographic demostró que desde 1970 el cambio climático contribuyó a producir más de la mitad del material seco que sirve de combustible y causa riesgo de incendios.

Así mismo, la tierra seca prolonga el fuego y eleva su temperatura. De esta manera, el incremento de sequías por las alteraciones en los ciclos globales de lluvia supone que regiones enteras pueden quedar inusualmente áridas y ser más vulnerables a las llamas. 


En el caso de Chile, durante el 2023 hubo una temporada de lluvias inusualmente intensas, y eso produjo arbustos que se convirtieron en la mecha ideal para los incendios. Además, los incendios se produjeron durante una ola de calor que elevó las temperaturas en la capital a máximas de 37 grados. Estas condiciones climáticas se combinaron con fuertes vientos que soplaban de sur a norte.


Mitigación y adaptación para los incendios. 

Pero, tal como indican los especialistas, se necesitan muchos elementos en simultáneo para que se produzcan incendios de tamañas magnitudes y capacidades catastróficas. La cantidad de igniciones (accidentales o provocadas) está muy relacionada, como ya se mencionó, con la actividad humana, y especialmente con actividades urbanas en zonas forestales y semiforestales. Por ejemplo, la continuidad de la vegetación que actúa como combustible está relacionada principalmente con el abandono rural y con plantaciones forestales densas sin una gestión apropiada. 

Otro factor que se debe tomar en cuenta, y que potenció la tragedia chilena, tuvo que ver con la existencia de construcciones por fuera de los límites urbano-forestales. Es decir, con la construcción de urbanizaciones en zonas rurales y naturales, que no sólo generan efectos ambientales adversos en las mismas, sino que además actúan como nuevas fuentes de igniciones. 


Las llamas que avanzaron hacia las villas altas de Viña del Mar y de Quilpué, en Chile, se avivaron aún más cuando alcanzaron la basura acumulada en las quebradas de montaña. Esto demuestra que las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático deben ser t



enidas en cuenta para evitar incendios que acaben en catástrofes sociales. La planificación urbanística en este punto es central, ya que requiere considerar a las zonas de incendios, incluyendo estrategias de protección alrededor de viviendas y la realización de planes de evacuación.



En síntesis, el cambio climático definitivamente ha aumentado el riesgo de incendios tanto de forma directa como indirecta. Una mayor cantidad de incendios genera, además, una fuente importante de emisiones de carbono que contribuye al calentamiento global, como así también a la pérdida de bosques y de la diversidad biológica que en ellos habita.


Lo ocurrido en Chile demuestra, una vez más, la necesidad de tomar medidas en pos de evitar que nuestro planeta continúe calentándose, como así también medidas de adaptación y mitigación que permitan evitar tragedias que se cobran centenas de vidas.


Комментарии


Nuestras redes
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page