Día B en Rosario: las economías con triple impacto llegaron para quedarse